domingo, 2 de noviembre de 2008

Roleando 5

Extracto del diario de trabajo:

Vigésimo tercer día de la décima luna: Tras conseguir finalmente que el gnomo del almacén de repuestos me atendiera, ya poseo los ojos para el golem. Dispongo de unos que permiten una visión amplia en rango pero poco detallada, con los que espero poder hacer que distinga claramente entre personas y objetos. Esto es, claro, si consigo realizar correctamente el hechizo para que actúen de manera acompasada con los otros, que sirven para detectar fuentes de energía cercanas.

Primer día de la undécima luna: He pasado las últimas noches trabajando hasta tarde, intentando averiguar cuál es la mejor forma de colocar los ojos en el golem. Inicialmente pensé disponerlos alrededor de la cabeza de la criatura, pero lo descarté porque eso me obligaría a construir algo análogo a un cuello para que pudiera ver propiamente. Demasiada complicación. Creo que lo mejor será que rodeen la cintura de éste.

Segundo día de la undécima luna: Creo que ya he descubierto la forma más adecuada. Para garantizar la correcta armonía entre los ojos he recurrido al número 13, que se menciona en múltiples tratados como la cantidad exacta para que los hechizos se adapten correctamente al cuerpo del golem. Voy a colocarlos en grupos de 2 y 3, para reforzar aún más las uniones. Deseo situar otro más en la frente del artefacto, pero eso no será hasta que pueda, un día de estos, disponer del kobold que el Archimago me otorgó. Debe estar aún demasiado ocupado con las tareas encomendadas por su anterior amo. Mañana pasaré el día en el taller, creando las piezas donde colocar los ojos. Esto es, si logro captar la atención del gnomo. Puede que no me quede más remedio que ofrecerle algo de oro, aunque primero intentaré engañarle para que le dé prioridad a mi piezas bajo algún pretexto...

2 comentarios:

A.Salvador dijo...

Espero que hoy, quinto día de la undécima luna, consigas las bendiciones del Archimago y logres encontrar al gnomo, al que imagino escondido junto a su atanor en algun oscuro laboratorio.

OboeCrack dijo...

Estoy leyendo el Rabino de Noah Gordon, es bastante viejo, del 65 pero me gusta, es el primer libro de él que leo